martes, 21 de abril de 2015

Reseña #86 Un beso en París

Título original: Anna and the french kiss #1
Autor: Stephanie Perkins
Editorial: Neo plataforma
ISBN: 9788415577539
N° de páginas: 434
La torre Eiffel, Amélie y montón de reyes que se llaman Luis. Esto es todo lo que Anna conoce de Francia. Por eso, cuando sus padres le anuncian que pasará un año en un internado de París, la idea no acaba de convencerla.
Pero, en la Ciudad del Amor, conoce al chico ideal: Étienne St. Clair. Es listo, encantador, y muy guapo. El único problema es que también tiene novia. ¿Conseguirá Anna el ansiado beso de su príncipe azul?
El humor y la tensión que se respiran página a página en el debut literario de Stephanie Perkins te atraparán y te llegarán al corazón.
Aunque ya ha pasado un año desde que leí esta preciosa novela, todavía surge una sonrisa en mis labios cuando la recuerdo.
Todo el mundo ha leído algo acerca de esta novela, o al menos la ha visto entre las muchas recomendaciones en la esfera literaria, ha sido un boom desde su lanzamiento, y fue gracias a varias reseñas, tanto en blogs como booktubers, que me tope que esta divertida historia.
"¿VES CÓMO NO ERA TAN DIFÍCIL, ANNA? -grita St. Clair desde el otro lado de la cafetería.
Me vuelvo y le enseño el dedo corazón por debajo de la bandeja para que Monsieur Boutin no lo vea. St. Clair sonríe y me devuelve el gesto al estilo británico: una V con los dedos índice y corazón"
Todo empieza cuando Anna es enviada por sus padres a un internado en París, una decisión tomada sin consentimiento que no hace nada más que disgustarla (muy poco lógico si me lo preguntan, ¿a quién no le gustaría ir a la ciudad del amor?) pues está dejando atrás su hogar, amigos, trabajo y a su hermanito Sean, pero no tiene opción, ya que cuando menos se da cuenta se encuentra sola en su nueva habitación. Como con cualquier inicio, Anna está aterrada, no conoce a nadie y no entiende francés, pero gracias a la amabilidad de Meredith, su vecina, que le presenta a sus amigos y es ahí donde Anna conoce al perfecto Étienne St. Clair, una guapo americano, con nombre francés y acento británico que hará de su vida en París toda una aventura.
"-¿Te gusta? -le susurró.
Él hace una pausa antes de contestar:
-¿La película?
Me alegro de que la oscuridad oculte lo sonrojada que estoy.
-Me gusta mucho -responde.
Me arriesgo a mirarlo y él me mira también. Es una mirada profunda. Nunca me había mirado así. Me vuelvo primero y noto cómo él me imita unos latidos después.
Sé que está sonriendo, y mi corazón va a toda velocidad"
Si hay algo que realmente aprecio últimamente en la literatura, es una historia de amor real, del tipo que crece poco a poco empezando ya sean con odio o como en este caso, con una mutua atracción. Se torna un poco pesado toparse constantemente con juramentos de amor eterno tras un primer encuentro, por lo que disfrute mucho como el romance fue evolucionando, hasta convertirse en el romance entre dos mejores amigos. Puede que lo que acabo de escribir suene cursi, pero no se preocupen, en ningún momento se torna pastelosa. Es una historia acerca del amor juvenil, cierto, pero también de los problemas familiares, la amistad, de los bellos e irreemplazables pequeños momentos de la vida, y como tu hogar puede encontrarse en el lugar que menos esperabas.
No niego que puede resultar molesto para algunas personas el tema del romance, pues es el típico: ambos se gustan y todo el mundo lo sabe menos ellos, que vemos más de una vez en la vida real, a mi me ha tocado verlo y me provocan ganas de estrellar sus cabezas de una buena vez para que se besen y terminar con una de las mayores tragedias adolescentes, pero a la vez en cierto modo me divertía por la situaciones que vivían que lo dejaba pasar. Lo único me molestó, y que suelo encontrarme mucho en la literatura juvenil es el caso de que, parece ser que hay personajes/personas que CREEN NECESITAR un novi@ para poder vivir o para poder sacar un clavo con otro clavo, Ladys and gentleman you don't need it! La soltería en algunos casos está muy infravalorada.
En conclusión y a pesar de ese último pequeño problema, Un beso en París es una lectura fresca, divertida y romántica, perfecta para el verano o cuando necesitas algo ligero tras una saga o una lectura muy densa.
Stephanie Perkins nació en Carolina del Sur, creció en Arizona y fue a la universidad en San Francisco y Atlanta. Siempre ha trabajado con libros: primero como librera, después como bibliotecaria y ahora como escritora de literatura juvenil. En la actualidad vive en las montañas de Carolina del Norte con su marido, sus dos perros y su gato, en una casa en la que cada una de las habitaciones está pintada de un color del arco iris.

Con amor siempre.
Jessie

7 comentarios:

  1. Hola Jess :)
    Totalmente de acuerdo con lo que mencionas sobre lo de personajes que no pueden vivir sin un novio, me molesta encontrarme con eso en la mayoría de los libros juveniles porque lo muestran como algo que "así debe ser". Pero en fin, muy buena reseña, disfrute mucho el libro.
    Un beso (en París(?) jaja ok no).

    ResponderEliminar
  2. Hola guapa!!
    He tenido este libro pendiente desde hace un tiempo pero es que tengo aun tantos libros por leer xd la lista es larga, sin embargo he escuchado tan buena criticas de el que lo subire de puesto en la lista y lo leere en verano
    Un beso!!!

    ResponderEliminar
  3. Hola!
    Este libro lleva ya algún tiempo en mi lista de pendientes. La verdad es que tengo bastantes ganas de leerlo.
    Gracias por la reseña. :)
    Besos

    ResponderEliminar
  4. No me llama mucho este libro, pero gracias por la reseña.
    Un beso ^_^

    ResponderEliminar
  5. Hola!
    Yo de esta saga solo he leido el de Lola y no es que me gustara mucho pero le sigo teniendo muchísimas ganas a este.
    Un beso :)

    ResponderEliminar
  6. Me encantó éste libro, me pareció tan real y bonico además de que la autora hace unas descripciones preciosas de París. Quizás sea porque soy de lagrimilla fácil pero tuve mis momentos de llanto con éste libro jajaja
    Besos :)

    ResponderEliminar

Eres lo que me motiva a seguir escribiendo, ¡así que no me abandones! :3